~.El Retorno del Lado Oscuro.~

[i:] La metrópoli del foro, crea un fic! Busca gente para realizar alguna actividad o montar una empresa ó simplemente haz lo que te apetezca hacer y compartir con el resto de compañeros [/i:]
Nymeria
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 2876
Registrado: 30 Sep 2008 17:07
Ubicación: En los pozos del olvido...

Mensajepor Nymeria » 11 Ago 2010 22:41

[center]VENGANZA[/center]


Caminé por el bosque prohibido sin rumbo fijo, mis ojos estaban llenos de lagrimas que poco a poco iban dejando un rastro salado en mis mejillas, seguía llevando el mismo vestido blanco con el que había ido a ver a Alphonse hacía ya dos días, pero me negaba a volver al colegio, las pocas miradas de lástima que había tenido que ver cuando me enteré de la noticia habían sido más que suficientes para toda una vida.

-Sí, fui yo quien lo hizo. – oí entre los árboles, pero seguí mi camino sin hacer ruido, fuera lo que fuese, a mi ya no me interesaba.

-Tyrion Stark, serás bien recompensado. – no pude evitar oír la contestación y mi sangre ardió de rabia. ¡¡Cómo se atrevían siquiera a nombrar a mi padre!! Me acerqué, dispuesta a moler a palos al imbécil que comentaba algo como aquello, pero en cuanto vi quien estaba ante mí, me quedé totalmente petrificada. Cedric Diggory, estaba delante de un hombre encapuchado, a quien apenas podía verle la cara. El novio de Anne, sonreía, con una mueca cruel que jamás le había visto, el hombre sacó la mano de su túnica y le estrechó la suya a Cedric. La marca tenebrosa del hombre brilló durante apenas un momento. – Espero poder contar contigo para el nuevo trabajo. – dijo con una voz que me dio escalofríos. Me era vagamente familiar, como si la hubiera escuchado antes, y entonces recordé mis pesadillas. La voz era la misma. Me estremecí de nuevo, mis piernas temblaron de ganas que tenía de marcharme de aquel lugar, pero la información era lo único que teníamos y me quedé.

-Por supuesto, mi señor. – le hizo una inclinación, con un respeto casi reverencial. La conversación parecía casi terminada, así que di un paso atrás, ansiando marcharme de allí, pero unos brazos me sujetaron, y antes de que pudiera girar la cara, sentí un golpe y caí inconsciente.

---Flash Back---

Las miradas del pasillo eran ya demasiado insistentes, y en cuanto vi a Vesper, me acerqué a ella para preguntarle.

-¿Por qué me miran tanto todos? – su cara fue casi poética, miró a Ron como pidiéndole ayuda y él simplemente puso la mano en su hombro, dándole fuerzas.

-Tu padre ha muerto. – dijo simplemente en vos tan bajita, que si no fuera por las miradas del pasillo, habría pensado que mentía, pero su cara triste sus brazos ya acercándose a mí para abrazarme me dijeron lo contrario.

-¡¡Déjame!! – aparté los brazos de ella, y me fui corriendo hacia el despacho de la directora. - ¿¡HA MUERTO MI PADRE!? – le exigí en cuanto crucé el umbral. Nyneve se acercó a mí y simplemente asintió. En cuanto la verdad cayó sobre mí, no pude hacer nada más, salí corriendo de nuevo deseando desaparecer.


---Fin Flash Back---

Me desperté con una sensación de sangre en la boca, y el ramalazo de dolor que vino de mi mandíbula, fue toda la respuesta que necesitaba. Estaba encadenada a una pared, por el tobillo, pero tan en corto que apenas si podía cambiar de postura, el lugar estaba totalmente oscuro, y era muy húmedo. Sólo oía los incesantes ruidos de las ratas que iban de un lado a otro como si el lugar fuera suyo. Un grito rompió el silencio.

-NO PIENSO DECIRTE NADA – la voz de Jara sonaba dolorida, pero muy decidida. Iban finos, terca como era, no les diría nada.

-Me lo dirás, todo el mundo tiene un límite, y yo tengo el tuyo muy cerca. – la voz de Drek estaba llena de rencor y odio. La puerta de mi celda se abrió y apareció Christiam, que me miraba deseoso de venganza. Pero le miré, ya sin importarme mucho lo que pudiera pasarme, y le provoqué.

-¿Tu solito para hacerme cantar? – sonreí. – Dudo mucho que llegues a ninguna parte, yo que tu llamaría a alguien para que te ayude, te va a hacer falta.

La reacción no se hizo esperar, y se acercó, dándome una bofetada que me hizo sangrar el labio. Me levantó tirando del pelo y con un gesto de su varita, hizo desaparecer mi cadena. Error, amigo, error, empecé a revolverme desde el primer momento, posiblemente no me liberaría, pero seguro que algún daño le haría.

-Te vas a arrepentir. –dijo en un siseo cuando le arañé la mejilla. – Antes de una hora suplicarás que te mate.

Le miré con una sonrisa y me reí.

-Dudo que consigas eso, pero de fantasías viven los idiotas ¿no? – me golpeó de nuevo, tirándome contra el suelo. Pero de nuevo, volví a sonreírle. - ¿Esto es en venganza por aquella vez que casi te dejo sin pelotas? Pero si casi ni pude encontrarlas, seguro que siguen en su sitio. – me levantó y abrió la puerta de la celda, tirándome en ella. Caí a los pies de Jara.

-Hola – le dije despreocupada. - ¿Cómo estás? – Jara sólo sonrió al verme, pero yo la comprendí en seguida. Bien jodida, así es como estábamos. A mí no me importaba morir, y mucho menos el dolor que pudieran causarme, al fin y al cabo, habían matado a mi padre, y querer, querer, sólo quería venganza. Pero Jara era otra historia, ella tenía cosas por las que vivir, así que teníamos que encontrar la forma de salir de allí. Christiam se acercó y me golpeó con fuerza, haciendo que chocara con la pared, mi mandíbula se rompió y él casi sonrió al oír mis huesos romperse.

-Nymeria! – dijo Jara asustada. – Déjala en paz, imbécil, que ella no sabe nada.

Drek se acercó a ella para susurrarle al oído.

-Dime donde están los collares, y ella quizás dure hasta mañana. – yo miré a Drek con una sonrisa. “Idiota, no sabes lo que haces.??? Pero no podía hablar sin sentir un dolor terrible, así que mantuve la boca cerrada y me giré para ver a Christiam sacar su varita.

-Crucio! – gritó apuntándome. Y grité, sentí un dolor indescriptible que no hacía más que aumentar al pasar el tiempo. Pero cuando empecé a notar los cambios de Jara, el aire se volvió denso a su alrededor, su pelo empezó a clarear y Nataly hizo acto de presencia. Me desmayé de dolor y esperé que su parte veela consiguiera sacarnos de aquel lugar.

Me desperté, sola, en una cama de la enfermería, era de noche y todo parecía estar en silencio. Me recosté sobre la almohada, esperaba que Jara/Nataly no hubiera hecho ninguna tontería, pero al menos estaba segura.

Me levanté, y dejé que el pijama blanco arrastrara por el suelo mientras caminaba hacia la puerta, salí del lugar y fui hacia una de las torres, donde solía irme a fumar, busqué entre las piedras y encontré el paquete. Me encendí el cigarro y miré por la ventana pensando en cómo iba a decirle a Anne lo de Cedric. Se oyeron pasos acercándose a mi desde el pasillo, pero pasé de moverme, que se fueran ellos o que me castigaran, a mi me daba igual.

-Lo he trasladado a Hogwarts, y no hay más que hablar. - oí la voz de Sirius, entre enfadada y triste.

-¿Pero tú quien te crees que eres para tomar esas decisiones? – le contestó la directora Nyneve muy airada. – Le traes a MI colegio, sin MI consentimiento, si tan siquiera informarme y cuando te pido explicaciones sólo tienes que decir “No hay más que hablar???. – la voz sonaba cada vez mas enfadada.- No tendrás TU mas que hablar, pero yo tengo mucho que decir y vas a escucharme. – se oyó en ruido de alguien cayendo sobre una silla, supuse que sería Sirius. – La última voluntad de Remus, fue que LOS DOS cuidáramos de su pupilo, LOS DOS. Es un animago muy poderoso, y nadie mejor que tu lo sabe, transformarse en un ser mágico es cuando menos, excepcional. Y hay escuelas mejores que esta para ayudar a su entrenamiento, yo prefiero mandarlo a una de ellas.

-Te has olvidado de una parte, Remus dijo, textualmente, cuidar Y PROTEGER. – Sirius suspiró. – Probablemente, el chico esté en peligro por algo, ¿lo has pensado? ¿Has siquiera considerado la ventaja que supondría su presencia en nuestras filas? Y no me digas que no te has dado cuenta de que algo malo está sucediendo, porque aún no te tenía por tonta.- PLAF! Se oyó el ruido de una sonora bofetada.

-No te atrevas a faltarme al respeto, Sirius Black. – la directora bajó la voz hasta que casi no pude oírla. – Tú podrías ir con él a la otra escuela, y cuidarle, que al fin y al cabo no tienes nada que hacer. Estar a su lado, ayudarle, jugar con él- Sirius soltó una sonora risotada.

-¿Tú has mirado siquiera la edad que tiene? ¿Te has molestado en leer la información que nos mandó Remus? – se hizo el silencio, y casi pude ver a Nyneve negar sonrojada. – Tiene 19 años, Ny, lo más que podría hacer con él es irnos de juerga, no necesita un padre ni una madre, necesita entrenamiento, necesita amigos. Remus lo tuvo encerrado demasiado tiempo en Italia.

-Me duele tener que decir esto, pero creo que tienes razón, tráelo. Y lo entrenaremos. – contestó ella.

-¿Entrenaremos? ¿Y tu que puedes enseñarle? – Nyneve se rió a carcajadas.

-Aparte de chulo, desagradecido. ¿ya no recuerdas quién te enseñó? – su voz se convirtió en un susurro ronco. – Te daba clases hasta altas horas de la noche ¿o ya no te acuerdas?

Y ya no hubo más conversación, pero por el tono de voz de la directora, no era difícil adivinar que estaría sucediendo. Me quedé un buen rato, yo sola, en silencio, el cigarro se terminó sin que apenas le hubiera dado dos caladas, de tan absorta que estaba. Pero la pena por la muerte de mi padre, se fue, dejando un regusto amargo a venganza, quería hacer daño, mucho mucho daño, a Cedric y al desconocido, pero de momento tenía que hablar antes con Jara y con Anne.

Ni corta ni perezosa eché a andar hacia la salita de Huffly, pero choqué con algo, en cuanto em giré para disculparme vi que no había nada, me quedé extrañada y me acerqué al lugar, entonces oí un roce y extendí la mano de forma automática, agarré la tela y tiré de ella, dejando a unos semidesnudos Harry y Aura al descubierto. Oh por favor, esta mujer iba a matarme de un infarto.

-¿Es que tu nunca te cansas? – le pregunté a Aura. Acercándome a ella muy enfadada, Harry se metió en medio justo cuando la chica se miró las uñas con desinterés.

-Algunas no tenemos problemas de excitación como tú. – sin poder evitarlo recordé las cuatro horas con Alphonse y me sonrojé, mientras sonreí con suficiencia.

-No deberías hablar de lo que no sabes. – Aura estalló en carcajadas, y yo la miré muy indignada, Harry me miraba sorprendido. -¿Es que a ti también te tengo pinta de frígida? – Harry asintió avergonzado. – Yo hoy mato a alguien. – y grité de frustración. Sin previo aviso, Aura se puso a mi lado y me dio unas palmaditas en la espalda.

-Diría que lo siento por lo de tu padre, pero la verdad es que me daba igual.- después de todos los 2lo siento??? por comprimiso que había oído, su sinceridad aunque bordeara la crueldad, me pareció refrescante. La chica me agarró el brazo y me arrastró, despidiéndose de Harry con la mano. – Luego te compensaré gafitas. – Dios, iba a vomitar.

-¿A dónde me llevas? – la miré e intenté zafarme, pero ella me agarró más fuerte.

-Te voy a ayudar a desahogarte. – abrí los ojos como platos, ¿Desahogarme? ¿Yo? ¿Con ella? ¿Las dos juntas? Ni de coña. – Deja de pensar en cosas sexuales, pervertida, le dices de mi parte a tu hombre, que haga el favor de darte más estopa, aun te veo escasa.

Yo estaba flipando, Aura estaba siendo, ligerísimamente amable conmigo y lo que era peor, yo estaba dejando que me llevara a Dios sabía dónde. ¿Es que momento y lugar perdí el sentido común? Justo cuando estaba por mandarla a la mierda y dejarla tirada, se paró frente a una puerta negra, estaba muy nueva, como si la acabaran de pintar recientemente, pero si te fijabas un poco parecía muy vieja. Aura abrió la puerta con el pie, y me dejó pasar primero, aun en la penumbra pude distinguir los instrumentos, había un potro, una dama de hierro, y muchas otras cosas que no sabía ni como se llamaban. Aquello parecía una sala de tortura, pero no era posible ¿cierto? Hogwarts era un colegio desde el principio de los tiempos, y una sala de tortura no tenía sentido.

-Bienvenida a mi patio de recreo. – Aura sonrió mientras entraba y cerraba la puerta. Me miró fijamente, sacó la varita y durante un segundo pensé que había caído en el truco más viejo del mundo, pero ella hizo un gesto con su varita y un muñeco gris informe fue hasta ella, Aura jamás apartó los ojos del muñeco y ante los míos, empezó a transformarse, le salió pelo negro, luego piernas robustas, unos grandes brazos y mucha ropa negra, me recordaba vagamente a alguien, y cuando su cara estuvo completa pude ver a quién, Drek estaba justo ante mí. La chica me miró y sonrió, moviendo una mano perezosa hacia el muñeco, que fue directamente hacia la dama de hierro, metiéndose dentro, la puerta se cerró de un golpetazo y los gritos agónicos no se hicieron esperar, habitualmente me habría importado, pero esta vez no, estaba demasiado alucinada como para decir nada.

-Creo que paso de jugar contigo, Aura – le dije, aunque no era ni de lejos lo que sentía. Ella se giró hacia mí con una sonrisa, parecía haberlo disfrutado realmente, eso me dio escalofríos.

-Ya sabes el camino, por si te sientes tentada. – ella se encogió de hombros y salió de la sala, dejándome completamente sola allí. Salí por piernas, aquel sitio me ponía los pelos de punta.

Tenía hambre y por los ruidos de los pasillos, supuse que ya sería hora de desayunar, me miré y tomé rápidamente el camino hacia la enfermería. En cuanto abrí la puerta vi a mis amigos allí, mirándome con cara de pocos amigos. Vesper de la mano de Ron, me miraba como si me fuera a arrancar la piel a tiras, Anne, parecía dudar si colgarme de los pulgares de las manos o de los pies, y Nicole, ella estaba pensando en la forma más rápida de atarme a la cama. Salgo de una sala de torturas para ir a otra. Me fui despacito a la cama y me tumbé en ella con un suspiro, en seguida apareció la señorita Pomfrey, que después de una buena reprimenda me dio un par de pociones y prometió dejarme salir en un rato.

-Bueno, contadme novedades. – les dije con voz natural y resuelta, todos parecieron ponerse a hablar a la vez, riñéndome por haberme ido de la enfermería, preguntándome dónde habíamos estado Jara y yo, cabreadas por no enterarse de nada, indignadas por haberse tenido que topar con Nataly, y lo más importante, donde estaba Nataly, porque al parecer se había ido sin dar explicaciones. – SILENCIO! – grité, pero pasaron de mí, como era de esperar, asi que opté por ponerme a hablar y empecé a contarles lo que había ocurrido, obviando el tema de Cedric y mi padre, que esperaba poder hablar luego con Anne.
[center]"No hay ninguna respuesta en la violencia, sólo un alivio fugaz a la desesperanza"[/center]
[center]Imagen[/center]
[center][spoiler=Graciñas Chase]Imagen[/spoiler]
[/center]

[center][hide=SiQuieresSerUnAuror..]
Imagen

Envía una solicitud a: orden.eden@gmail.com

*Formulario:

.Nombre real:
.Nombre en el foro (completo):
.Nicks (en el foro):
.Casa:
.Edad:
.País:
.¿Por qué quieres ser un Auror?:[/hide][/center][spoiler=OffIcIaL KiSSeR]Imagen[/spoiler]
Viola Vanderbilt
Mensajes: 259
Registrado: 08 Feb 2010 14:04

Mensajepor Viola Vanderbilt » 11 Ago 2010 23:08

Esto está tan bien que ni siquiera voy a cambiarme de cuenta para decirtelo. Me ha encantado el trozo. Quiero saber que va a pasar, de que hablan Sirius y Ny.

Me encanta la Aura loca y sincera. Me voy a quedar sin uñas por esperar el siguiente trozo
[center]Imagen
[hide=Regalos de Cumple *.*][hide=Regalo de Mana]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Ian]Imagen[/hide][/hide]
Ian & me
[/center]
Nymeria
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 2876
Registrado: 30 Sep 2008 17:07
Ubicación: En los pozos del olvido...

Mensajepor Nymeria » 11 Ago 2010 23:36

Me queda terminar el capi, pero no quiero poner mas aun porque a partir de ahora todo van a ser vueltas y mas vueltas, y si empeizo y no lo termino MAL MAL MAL. xD

Esperad un poco mas, que prometo que vale la pena!!!! :supergrin:
[center]"No hay ninguna respuesta en la violencia, sólo un alivio fugaz a la desesperanza"[/center]

[center]Imagen[/center]

[center][spoiler=Graciñas Chase]Imagen[/spoiler]

[/center]



[center][hide=SiQuieresSerUnAuror..]

Imagen



Envía una solicitud a: orden.eden@gmail.com



*Formulario:



.Nombre real:

.Nombre en el foro (completo):

.Nicks (en el foro):

.Casa:

.Edad:

.País:

.¿Por qué quieres ser un Auror?:[/hide][/center][spoiler=OffIcIaL KiSSeR]Imagen[/spoiler]
Nicole Ferula-Kedavra
Slytherin
Slytherin
Mensajes: 1953
Registrado: 26 Oct 2007 23:36
Ubicación: far far away, under the sky, inside your soul...

Mensajepor Nicole Ferula-Kedavra » 12 Ago 2010 05:30

Quero mas.... *ojitos*
Imagen

Imagen
Anne Mole
Prefecta Hufflepuff
Prefecta Hufflepuff
Mensajes: 9010
Registrado: 13 Jun 2006 20:52
Ubicación: Sentada en un puff amarillo en el yellow submarine de los tejones

Mensajepor Anne Mole » 13 Ago 2010 00:01

jod... no conteste? me caguen napoleon shit

Anne del fic says: Mi cedric pu no pudo matar a tu padre. el no mataria ni a una mosca. Eso fue el tonto de nate que tiene envidia de mi cedric pu jum
Imagen

[hide]Imagen[/hide]

[hide=Love]Imagen[/hide]

[hide=En el punto de mira]Imagen

Imagen
En el punto de mira:http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=2969[/hide]


[hide=If I]Imagen[/hide]
Nyneve Weasley Okus
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 4723
Registrado: 21 Nov 2007 18:30

Mensajepor Nyneve Weasley Okus » 14 Ago 2010 21:44

dos cosas a decir.
1- Tan mala directoraz soy que se entera todo el mundo de que tu padre se murio antes de que yo te citara en mi despacho y te lo contara de forma adecuada? T_T ni tampoco puedo controlar este desbarajuste de las fuerzas del mal... me retirare T____T
2-Por fiiiin, por fin se de que narices hablaba el testamento, y si, quero saver maaas *¬*

por ultimo, lo obio.... esta geniaaaal *-* maaaaas maaaaas
Imagen
Imagen

[hide=cositas]
[hide=regalos]Imagen
Imagen[/hide]
Imagen
Imagen
[hide=mis fics] Mente traicionera
La maldición de Osiris[/hide][/hide]

[hide=fan de:]
Imagen[/hide]
mdyblack
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 13140
Registrado: 18 Jun 2006 16:41
Ubicación: In your eyes

Mensajepor mdyblack » 01 Sep 2010 14:14

UP!
[center]Imagen
[hide=Regalos de cumple][hide=Regalo de Vesper]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Simon]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Mana2]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Noelia]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Tess]Imagen[/hide]
[hide=More][hide=Kiss]Imagen[/hide][/hide]
[hide=Cosas]Presidenta del club de fans de Silvy
Quieres ser... mi amante nocturno? (Un vampiro también tiene sentimientos aunque algunos más divertidos que otros...)
Fan número uno de los comentarista de "Humor amarillo en Hogswarts" y animadora de los concursantes
Nací siendo mafiosa, bienvenidos a la familia Corleone
Orgullosa miembro de la mafia de Darck Angel ^^

La apuesta de Pansy: (Acabado) http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=160
Dos one-shot acabados (no HP):
Hilos de Sangre:http://www.forosharrypotter.com/t5046/hilos-de-sangre/
Ríos de agua: http://www.forosharrypotter.com/t5263/rios-de-agua/
Sobrevive: http://www.forosharrypotter.com/t5786/sobrevive/0/

Imagen
Copresidenta del «´¯`•.¸¸.°Slash Fan Club°.¸¸.•´¯`»[/hide][/hide][/center]
Imagen
.
Destiny Harrison
Hufflepuff
Hufflepuff
Mensajes: 128
Registrado: 13 May 2010 19:09

Mensajepor Destiny Harrison » 11 Sep 2010 17:00

Cortesía de Nymeria, os traigo un nuevo cachito, difrutadlo, que el resto ya esta a un tris!!! =)

Anteriormente....


Nymeria escribió:

Tenía hambre y por los ruidos de los pasillos, supuse que ya sería hora de desayunar, me miré y tomé rápidamente el camino hacia la enfermería. En cuanto abrí la puerta vi a mis amigos allí, mirándome con cara de pocos amigos. Vesper de la mano de Ron, me miraba como si me fuera a arrancar la piel a tiras, Anne, parecía dudar si colgarme de los pulgares de las manos o de los pies, y Nicole, ella estaba pensando en la forma más rápida de atarme a la cama. Salgo de una sala de torturas para ir a otra. Me fui despacito a la cama y me tumbé en ella con un suspiro, en seguida apareció la señorita Pomfrey, que después de una buena reprimenda me dio un par de pociones y prometió dejarme salir en un rato.

-Bueno, contadme novedades. – les dije con voz natural y resuelta, todos parecieron ponerse a hablar a la vez, riñéndome por haberme ido de la enfermería, preguntándome dónde habíamos estado Jara y yo, cabreadas por no enterarse de nada, indignadas por haberse tenido que topar con Nataly, y lo más importante, donde estaba Nataly, porque al parecer se había ido sin dar explicaciones. – SILENCIO! – grité, pero pasaron de mí, como era de esperar, asi que opté por ponerme a hablar y empecé a contarles lo que había ocurrido, obviando el tema de Cedric y mi padre, que esperaba poder hablar luego con Anne.




Los chicos se habían ido hacía un par de horas, iban a servir la cena y por muy mal que estuviera el hambre era una necesidad de primer nivel. Me tumbé sobre las almohadas, y miré hacia la puerta, de alguna manera notaba algo extraño en ella, una nube de humo gris comenzó a formarse y sin pensarlo dos veces agarré la varita que había sobre una de las mesillas cercanas, lo primero que vi mientras apuntaba hacia la mue fue una hilera de blancos dientes sonriendo en una mueca cruel, empezó a formarse un largo pelo rubio, unas piernas interminables y un torso de infarto, lo último fueron los ojos violetas, destellando de pura y genuina crueldad.

-Hola Nymeria, querida. – dijo Nataly con voz socarrona. - ¿Estabas acaso esperando mi visita? – miró hacia mi varita. – Parece que sí, pero apuesto a que no esperabas que viniera con compañía…

-Accio varita! – oí una voz desde atrás. Era Draco, que me sonreía con suficiencia. Se acercó con movimientos felinos a Nataly, que le acaricio el cuello haciendo ronronear de gusto al rubio.

-¿Ves? A esto se le llama, estar bien jodido, mi querida amiga. – era toda una ironía que fuera mucho mas empalagosa como Nataly que como Jara. – Anda, querido, tráela para aquí. –Draco susurró unas palabras y fui levitando suavemente hacia ellos. -¿Dónde está el collar?

Me reí, y la miré sonriendo mientras acumulaba saliva, preparándome para un lanzamiento de primera calidad. Nataly me dio un fuerte tortazo, que hizo que mi cara girara 180º, volví a mirarla fijamente y sonreí, ella me lanzó una mirada venenosa y, en respuesta, le escupí en la cara.

-Cuando Jara vuelva, pasas a visitarme de nuevo ¿Eh? Y quizás hablemos de dónde está el collar. – La reacción de Draco no se hizo esperar, pero fue peor de lo que podía suponer, me lanzó un codazo que me habría hecho caer de rodillas si no fuera por el hechizo que me mantenía erguida, mis costillas recientemente soldadas de la anterior paliza volvieron a romperse, no grité pero mordí mi lengua en un esfuerzo por contenerme haciendo que mi boca se llenara del sabor metálico de la sangre.

-Eso ha sido asqueroso hasta para ti. – dijo Nataly. – Me lo vas a decir, tienes unos 10 segundos antes de que me decida a hacer daño de verdad.

- ¿Pero es que sabes contar hasta 10? – le dije para provocarla mientras buscaba una salida. Draco se rió.

-Pobrecita, deja de mirar, porque no tienes forma de escapar, sucia rata. – se rió de nuevo, cogiendo a Nataly por la cintura en un ademán posesivo.

-¿Ahora hablas de ti mismo en tercera persona Malfoy? – oí la voz de Harry por detrás entraba con Aura, la chica se quedó a su lado mirando la escena con una sonrisa perezosa mientras, el chico apuntaba a Draco directamente con su varita. – Dos contra uno, y además herida y con varios huesos rotos. – negó con la cabeza. – ¿Tan poco confías en tu destreza? – Nataly se acercó a Potter con aire insinuante y durante unos segundos el joven pareció perder su atención, pero Aura se interpuso.

-Aléjate, puta. – su tono de voz era frío y letal. Su mano comenzó a moverse hacia la varita.

-Es interesante que precisamente tú me insultes de esa forma, yo creí que el “amor libre??? era lo tuyo. – Nataly se sonrió. – Yo prefiero la “esclavización aleatoria???, mi estilo es más sado. – la empujó hacia un lado y levantó su mano para acariciar a Harry, que la miraba ya con ojos vidriosos. Un rayo verde cayó directamente sobre su mano, y montones cortes empezaron a llenar su piel, desde la mano hasta el antebrazo e iban subiendo con cada movimiento de la chica, llenando el suelo de la enfermería de sangre. Noté cómo me movía, y vi a Draco caminar lentamente para irse, pero Harry le apuntó con su varita.

-Yo que tú no iría por ese camino Malfoy. – dijo el chico muy serio.
El rubio se quedó totalmente quieto, mirando hacia Nataly y hacia la puerta, parecía estar esperando algo, y no tardó mucho, con un sonoro “pof??? apareció de la nada un cabreado Cedric, que inmediatamente apuntó con su varita a Harry.

-Desmaius! – Harry cayó al suelo y Aura miró al chico muy enfadado. Pero antes de que ella pudiera reaccionar, se escuchó otro “pof??? y se levantó una nube de humo blanco. Caí inmediatamente en el suelo, y para cuando se disipó, Aura ya había despertado a Harry y, por desgracia, los otros habían escapado. Era la segunda vez que Cedric me la jugaba en la cara, y no pensaba permitir que hubiera una tercera.

-¿Estáis bien por ahí? – les pregunté, pero la única respuesta que obtuve fueron sonido de labios húmedos besándose, claramente, estaban estupendos. Fui caminado hacia la cama renqueando, y apenas me acosté, las puertas se abrieron de golpe, la señorita Pomfrey entró echa una furia.

-Nymeria Stark ¿a qué se debe todo este jaleo? – pero en cuanto vio mi cara dolorida, y mis dificultosa respiración, se puso manos a la obra para darme la asquerosa poción que curaría mis fracturas. Hoy debía de ser el día, de “visita a tu amigo en la enfermería??? porque volvieron a aparecer Anne, Vesper y Nicole, totalmente entusiasmadas.

-Lo que tenemos que contarte! – dijo Vesper. – Un coti, un coti… - la miré extrañada.- Un cotilleo mujer. – puso los ojos en blanco. –Estas totalmente fuera del rollo que se lleva tía. – Miré para Anne y Nicole, que sonrió y se encogió de hombros.

-No preguntes y finge escucharla. –me dijo la chica en un susurro bajo.

-Pues verás – Anne decidió seguir la conversación en vista del incomprensible nuevo “rollo??? de Vesper. – ha venido un nuevo alumno a la escuela, alto, moreno, músculos, atlético, ojazos… vamos que esta de toma pan y moja. – me reí, lo que me dio un dolor enorme, en ese momento apareció la señorita Pomfrey con la poción, me la tomé obediente y miré a Anne para que siguiera. – Es italiano, tiene un acento divino. – todas suspiraron. – Se llama Mario Rossi. -¿Rossi? ¿De qué me sonaba a mí eso? Pero Anne adivinó mis pensamientos y respondió. – Si, de la famosa familia de mafiosos Rossi…

-¿Te lo puedes creer? – interrumpió Nicole. – Tenemos nuestro propio Al Capone en el colegio, ya es sólo cuestión de tiempo que aparezcan los cadáveres y el contrabando. – Puso ojos soñadores.- Yo pediré que maten a.... - se calló de golpe poniendose toda roja.

-Chicas, lamento deciros qué vais con retraso, yo ya sabía que iba a venir un chico italiano… - me miraron sorprendidas.- Y puedo daros algunos jugosos detalles mas- sonrieron con malicia. Y les conté lo que había escuchado hablar a Nínive y Sirius.

-¡Que fort! ¡For my mother, esto es incredibol de la muerte! – todas miramos a Vesper y negamos con la cabeza, pero justo apareció su novio por detrás, y tras darle un beso en el cuello, nos saludó.

-Espero que no estéis hablando del chico nuevo, porque ese no es nada más que un nuevo Slyhterin con dinero y sin cerebro. – dijo Ron muy tajante zanjando el tema para nosotras. Justo entonces recordé a Harry y a Aura, pero cuando levanté la cabeza en su busca, ya había desaparecido, y no era difícil imaginar por qué.

Estuvimos hablando un rato pero se fueron marchando, esperé hasta quedarme sola con Anne para contarle la noticia.

-Anne, hay algo que tengo que contarte, verás… - la voz se me apagó un poco y tosí para aclararme. Mi pobre amiga me miraba cada vez más preocupada. – Anne, esto es algo difícil de decir, así que seré directa. Cedric es uno de los malos.

-¿¡QUE?! – Anne me miró totalmente sorprendida. – Eso es imposible, no le he contado muchas cosas, y es mi novio, me daría cuenta.

-Lo he visto, él… él… él ha matado a mi padre. – una lágrima escapó por mi mejilla. – Le oí hablar con un hombre en el Bosque Prohibido, y ahora hace unos minutos han venido por mí Draco y Nataly, Cedric les ha salvado de Harry y Aura. – puse mi mano sobre la suya.

-No puede ser, en serio, tienes que estar equivocada. –ella seguía insistiendo. Negaba con la cabeza y me miraba una y otra vez, buscando mi mentira, pasaron unos minutos hasta que por fin lo asimiló. – Maldito hijo de puta, LE VOY A MATAR, lenta, lenta y dolorosamente.
Sin decir nada más, se giró toda cabreada dando un fuerte portazo al salir. Agotada como estaba, apenas se fue, me quedé dormida.
Me estaban besando, en mis sueños un hombre guapísimo me besaba mientras me susurraba obscenidades al oído, no pude evitar sonreír, su mano, curiosa empezó a explorar mi cuello y fue bajando hasta que cogió mi pecho entre sus dedos, abarcándolo todo y saboreando su tacto con una sonrisa de satisfacción.

-Nymeria, eres de lo mas lujuriosa hasta cuando estas dormida. – dijo mi hombre soñado, su voz era muy parecida a la de Alphonse. ¿Alphonse? El tato ya no parecía tan etéreo si no más real, mis ojos empezaron a parpadear, despertándome y una forma se cernía sobre mí, estaba muy sonriente, la enfoqué, y pude ver a un engreído Alphonse mirándome a escasos centímetros y con una mano sobre mi pecho. Le empujé con toda la fuerza que pude.

-¡Pervertido! ¿Atacándome dormida? Muy honorable por tu parte ¿no crees? – le miré reuniendo todo el enfado que pude. Pero Alphonse se rió, y me miró con suficiencia.

-Te estaba gustando, no lo niegues. – se acercó a mí en un suspiro, poniéndose a milímetros de mis labios. - ¿Quieres que empiece de nuevo? – durante un minutos estuve tentada, Dios, si estuve tentada, ese tío era puro pecado con piernas, pero le giré la cara.

- Vete a seducir dormida a otra, yo tengo sueño. – se movió hasta estar frente a mí de nuevo.

-Entonces ¿no quieres saber la información que traigo para ti? – le miré sorprendida, él no era ninguna hermanita de la caridad, seguramente quería algo a cambio.

-¿Vas a ofrecérmela gratuitamente? No puedo creerlo.

-Si no la quieres, me voy. – se giró para irse, muy decidido, pero yo alargué el brazo y tiré de él.

-Joder! – dije para ocultar el dolor del brazo. – Dímelo venga. – pero él sonrió y negó con el dedo.

-Tenías razón, quiero algo, pero aún no sé el qué. Así que, dejémoslo en que me debes un favor. – yo simplemente asentí, esperando que la información valiera la pena. – Sé que has visto a “Cedric??? – hizo unas comillas con las manos y yo le miré extrañada. - ¿Tu sabes lo que es una poción multijugos? – mi cara pasó de sorpresa a consternación, Vaya cagada, y yo le había dicho a Anne lo de Cedric sin plantearme siquiera esa posibilidad.

-¿Y quién es en realidad? Porque ha matado a mi padre. – el me miró, y por un momento me pareció ver un destello de culpabilidad en sus ojos, pero la frialdad juguetona volvió de nuevo.

-Esa información no está en venta. – se acercó a mí y tomó mi mano entre las suyas. Besándome suavemente los nudillos, antes de marcharse con elegancia ante mis propias narices.



[font=Verdana][center]La fama tiene su precio, por eso cuesta tanto conseguirla
[/center]
[/font]

[spoiler=Destiny][center]Imagen[/center][/spoiler][spoiler=More Destiny][center]Imagen[/center][/spoiler][spoiler=Even More Destiny][center]Imagen[/center][/spoiler]


[center]Imagen[/center]


[spoiler=Friendship never ends][center]Imagen[/center][/spoiler][spoiler=Dubovie-Harrison Family]Imagen[/spoiler]
Viola Vanderbilt
Mensajes: 259
Registrado: 08 Feb 2010 14:04

Mensajepor Viola Vanderbilt » 11 Sep 2010 19:06

Me encanta Al

Aura says: ese sectumsempra le enseñara a Jara a mirar mis cosas ¬¬

Me gusto mucho el trozo... pero me parece fatal que te conectes cuando no estoy :kissar4:
[center]Imagen
[hide=Regalos de Cumple *.*][hide=Regalo de Mana]Imagen[/hide]
[hide=Regalo de Ian]Imagen[/hide][/hide]
Ian & me
[/center]
Anne Mole
Prefecta Hufflepuff
Prefecta Hufflepuff
Mensajes: 9010
Registrado: 13 Jun 2006 20:52
Ubicación: Sentada en un puff amarillo en el yellow submarine de los tejones

Mensajepor Anne Mole » 11 Sep 2010 19:17

Se conecta para verme a mi

oh le i el trozo

anne del fic says: voy a matar a nyme weeeeee decir eso de mi cedric pu

oh y encima me meten a mario... por cierto donde andara? Creo que va a suicidarse en plan bella por lo de nic :rolleyes: hombres
Imagen



[hide]Imagen[/hide]



[hide=Love]Imagen[/hide]



[hide=En el punto de mira]Imagen

Imagen
En el punto de mira:http://hpwbespanol.foros.ws/viewtopic.php?t=2969[/hide]




[hide=If I]Imagen[/hide]
Avatar de Usuario
Vesper
Prefecta Gryffindor
Prefecta Gryffindor
Mensajes: 6617
Registrado: 24 Oct 2006 13:11
Ubicación: With the Monty Python in the Quest for the Holy Grail
Contactar:

Mensajepor Vesper » 12 Sep 2010 14:12

¿Se tirará por un barranco? Que vaya Ian y le salve, como Jacob XDDDDDDDD


Mola miiiiiiiiiiiiiiiiiiiil!!
Imagen
Imagen
[hide=Gryffindor]Imagen[/hide]
[hide=Cajón Desastre]
Imagen
Imagen
Imagen[/hide]

Imagen
Ian Corbett

Mensajepor Ian Corbett » 13 Sep 2010 01:27

mejor que lo salve hector...noo espera que se lo merienda si lo salva él...

ya me da igual...mundo cruel que me despoja de mi amor

dramático... te voy a prohibir leer cualquier libro
Chuck Charles
Prefecta Gryffindor
Prefecta Gryffindor
Mensajes: 122
Registrado: 18 Jun 2009 13:16
Ubicación: Couer d'Couers
Contactar:

Mensajepor Chuck Charles » 21 Oct 2010 22:59

Up Up Up

Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuup
[center]Imagen
[hide=Regalos]
Imagen
Imagen
Imagen[/hide][/center]
JBlack
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 2874
Registrado: 12 Abr 2009 02:37

Mensajepor JBlack » 29 Nov 2010 04:00

[center]Que no cunda el pánico[/center]







Abrí los ojos y miré a los lados sin saber dónde estaba. Ultimamente había cogido esa costumbre y no me gustaba nada. Esta vez al menos, estaba sola, pero en una habitación extraña, de un estilo gótico muy diferente a cualquier costrucción propia del castillo. Me levanté del incómodo y frío suelo, y acaricié con la mano las paredes, mientras recorría la habitación. Había una glamurosa chimenea empotrada en la pared, con llamas crepitando en su interior. Sobre la chimenea, se encontraba un cuadro antiguo, con un hombre de ropa elegante, piel cetrina, ojos oscuros y arrogantes, con ese deje de desprecio en la mirada, pintado con gran realismo. Era imposible no reconocerlo, y arrugué la nariz con desagrado acercándome a verle mejor. Resultaba escalofriante y te proporcionaba una sensación de inquietante desprotección. Cambié la mirada y me dirigí a otras partes de la habitación, cada vez con el corazón más frenético, y una claustrofobia incrementándose por segundos. Una cabeza cortada me miraba desde una de las estanterías siguiendo con atención cada paso que daba. Cuando vio que me daba cuenta de su presencia, sonrió mostrando una lengua larga y fina, idéntica a la una serpiente.

Ese fue el desencadenante de mi terror. Corrí como alma que lleva al diablo intentando abrir la puerta. Sabía de antemano que estaba cerrada, pero necesitaba comprobarlo porque mi histerismo estaba al límite. Me quedé de espaldas a la puerta volviendo a mirar de nuevo el interior del cuarto, pero cada cosa que veía me asustaba más. Cuernos de unicornio con carne, como si hubieran sido arrancados sin más, máscaras hechas de piel humana colgadas como si fueran trofeos, fotos de dementores que se movían, que pese a ser sólo fotos, te hacían sentir el propio frío que producen esos seres cuando están cerca, y cierta tristeza agonizante.

También vi un espejo, donde me veía yo, rodeada de los seres más queridos, colocados a mi alrededor, con sus gestos de terror, mientras los dementores absorbían sus almas antes matarlos por completo. Me vi con una sonrisa cínica, sin hacer nada al respecto, de la mano de Draco Malfoy y la marca tenebrosa en mi brazo. También me vi a mí misma con una cara dura de sufrimiento, llorando mientras Malfoy se aleja dejándome atrás, riéndose de mí y de mi desgracia, mientras mi corazón se consume como hizo el de mi madre. Muriendo de amor.

Estaba tan shockeada y aterrada, que no escuché el leve "puf" que hizo la aparición de alguien tras de mí.

- Veo que has escontrado el espejo de Odeim. Terrible... terrible y fascinante.-la voz siseante me sobresaltó casi desmayándome del susto.

- No veo que tiene de fascinante.-murmuré encarándolo, pero sin alejar la vista del espejo.

- Este espejo es de lo más útil. Muestra tus peores pesadillas convertidas en realidad. Y lo más interesante es que éste no es como el espejo de Oesed. Todo lo que tú veas en él, pueden verlo los demás.-puso una mano en mi hombro haciendo que me recorrieran miles de escalofríos horribles por el cuerpo.-Así que sirve muy bien para saber cuál es lo que más temen tus enemigos... y utilizarlo en su contra si es necesario.

Su risa retumbó por toda la habitación, y me giré para mirarlo directamente a los ojos, pero me sorprendió ver a alguien con capucha y máscara, escondiendo su verdadero yo.

- Déjeme salir.-ordené con valentía que no sé de dónde la había sacado.

- Así que... ¿temes ser una mortífaga?-su risa siniestra me perturbó y ruborizó-¿temes el lado oscuro? y sobre todo... ¿temes a Draco Malfoy? jamás se me hubiera ocurrido

El rubor de volvió indignación orgullosa. Fruncí los labios y le miré con desprecio. Escupí las palabras como si fueran veneno.

- Yo jamás temeré a Draco Malfoy. Ni te temo a tí, ni nada de nada.-mentí con descaro.-por mí espero que os pudráis todos en el infierno.

Su sonrisa paciente se puso tensa, y sin mover un músculo, hizo que mi espalda chocara contra la pared. Mi cuerpo flotó sin control, y se sentó en una silla mientras mis labios se cerraban, evitando que pudiera abrirlos de nuevo.

- Escúchame, niña insolente. Te mataría con gusto de todas las maneras posibles. Desgarraría tu alma, para luego hacerlo con tu carne y tus entrañas, poco a poco, y sin descanso. Haría contigo lo que quisiera y lo que quisieran mis seguidores, y te arrastraría conmigo a ese infierno del que hablas, donde serías mi esclava. No eres más que un gusano que sin mover un músculo puedo aplastar. Lo haría con gusto, pero por ahora, y sólo por ahora, me interesa mantenerte con vida. Tengo muchos planes para tí, que te iré diciendo a lo largo de estos días y realizarás con éxito. Pronto tu amado colegio se derrumbará entre cenizas y polvo.-se acercó a mí lentamente y sonrió.-vigila tus espaldas Jara Black. Desde el segundo que dejes de serme útil, no dudaré en matarte.

Tragué saliva con dificultad escuchando sus palabras. Eran como cuchillos afilados. Segundos más tarde apareció otra figura que me hizo poner los ojos en blanco. Ese chico estaba hasta en la sopa. Me miró con su normal arrogancia, y luego bajó la cara ante el ser encapuchado.

- Mi señor.-dijo con todo respeto.

- Quiero que te la lleves de vuelta. Y como estorbe demasiado, mátala.-ordenó mientras Draco asentía. Me miró antes de eliminar el hechizo y poder volver a moverme.-no olvides esta charla nunca, Black.-dijo antes de desaparecer.

En cuanto me pude mover, y esa persona encapuchada desapareció, me dirigí hacia Draco con furia, empuñando una de las espadas que había en la pared en una mano, y en la otra la varita. Él sólo sonrió de lado, sin moverse.

- ¿Vas a matarme?-soltó su varita haciéndome vacilar.-Adelante.

Levanté la varita con ira, apuntando en su cabeza. Él sonrió aún más.

- Aunque claro, si yo no vivo, no podrás salir de aquí nunca...-En sus ojos brilló una chispa de triunfo, cuando vio que decaía.

- Sácame de aquí, y como me toque de más, te clavo la espada en la garganta.-amenacé.

- No sería la primera vez que te toco.-susurró en mi oído divertido.

- No te equivoques, Malfoy. A quien tocas no es a mí realmente. Prefiero que me toque un infectado de peste antes que tú.-Suspiro cansada, recordando la visión del espejo.-a la única que tocas, y podrás tocar con mi pesar, es a Nathaly. Y eso ya me produce bastante asco.

- Eso sólo lo hace más excitante. Eres un reto interesante, Jara. Y te puedo apostar todo mi oro a que cuando te conquiste, sólo me rogarás más y más.-lo dijo muy bajito, como un murmullo. No lo hubiera escuchado si no lo hubiera susurrado en mi oído, dándome un incómodo escalofrío antes de desaparecer.

- Olvídame.-dije una vez llegamos al castillo.-déjame en paz, y deja en paz a Nathaly. Aléjate de mí y no vuelvas a acercarte o tomaré medidas drásticas.

- Se nota que aún no has conseguido entenderme.-se rió él muy alto.-amenazas y rechazo, sólo producirá en mí más motivación.-Agachó su cabeza aún sin soltarme y mordió mi oreja con suavidad.-ríndete ante mis encantos ya, y puede que me olvide de tí más pronto.

Arrugué la nariz y le aparté de un empujón. Eso incrementó su arrogancia.

- Mientras tanto... será divertido cazarte y hacerte mía.-me guiñó un ojo y dio media vuelta, perdiéndose a lo lejos de un pasillo.

Le observé con odio mientras se iba, y giré mis talones dirección a la enfermería. Por primera vez recordaba todo lo que Nathaly había hecho, y pese a que no me gustaba lo que recordaba, había cosas bastante útiles. Mis pasos rápidos se convirtieron en zancadas, corriendo a ver a mi amiga. Cuando entré en la enfermería la vi allí, dormida y no pude evitar sonreir. Me senté al borde de su cama, y pincé con mis dedos su nariz, evitando que respirara. Ella abrió los ojos de inmediato con susto y al par de segundos se tranquilizó al verme.

- ¡Joder Jara! ¿quieres matarme de un susto?-dijo algo agitada. Miró expresión y tragó saliva.-¿qué?¿qué? suéltalo

Le conté dónde me desperté y con quién. Lo que vi en esa habitación, y mencioné el espejo, omitiendo lo que vi en él. Le conté sobre el encapuchado y sobre Malfoy. Cerré los ojos cansada.

- Creo que prepara un primer golpe pronto, algo grande, suficientemente duro como para alarmarnos a todos.-dije en un hilo de voz.-y creo que yo soy una parte importante en ese plan... Nyme... tienes que ayudarme a controlar a Nathaly. Quizás practicar autocontrol o no sé. Hay algo en mí que me arrastra a hacer cosas horribles... ayúdame...

Sonó casi a una súplica, y noté el brillo de tristeza en sus ojos. Sonrió agarrándome la mano y asintió.

- Haré todo lo que esté en mi mano, lo prometo.-dijo con suavidad.

Luego me contó todo lo ocurrido en mi ausencia con lujo de detalles, poniéndonos al día de todo.

- Así que hay un chico nuevo... ¿a cargo de mi tío y la directora? pobre chico... quizás debería conocerlo.-guiñe un ojo a Nymeria con picardía, y me puse en pie de inmediato.-volveré después de comer.-prometí.

No fue difícil averiguar quién era el chico nuevo. Un tumulto de gente rodeaban con preguntas y risas a un chico, que había que reconocer que estaba como un queso. Desde lejos pude averiguar que se llamaba Mario, y tampoco me entretuve mucho más tiempo. Caminé hasta el gran comedor, luchando con todo mi autocontrol para no mirar a Slytherin, y mi cara sólo pudo ser de más desasosiego, cuando vi a todos mis amigos enrollando sus lenguas como serpientes con sus novias. Me senté junto a ellos, pero sin mirarles, cortada por la situación. La única que pude ver como yo, o bueno, mucho peor, fue a Anne. Miraba su comida con desprecio. Me acerqué a ella, recordando las palabras de mi amiga respecto a su equivocación. Me senté a su lado, pero ella ni me miró.

- Maldito farsante hijo de perra.-murmuraba mirando su sopa sin beberla.

- Hola Anne...-dije algo cohibida por su furia.-me contó Nymeria lo de Ce...

-Lo del Cerdo te refieres ¿no?-Me miró con una ojeras interminables y la cara descompuesta del enfado.-si quieres hablar de él, tienes que llamarle Cerdic. O sino, no te escucharé.

- Pues... vale... entonces... Nyme me contó lo del... cerdo.-tragué saliva.-tengo que hablarte sobre eso precisamente. Resulta que hubo un error de cálculos y...

Pero Anne no me escuchó. Era un mal momento para que Cedric entraba en el gran comedor. Ella se levantó a toda prisa, y de lejos le gritó tan alto como un vociferador.

- ¡EH, TÚ! CACHO DE CERDO, ¿CREES REALMENTE QUE NO SÉ LO QUE ERES EH? MALDITO GORRINO CERDIC. TRAIDOR ASQUEROSO. VEN AQU?? QUE TE VOY A HACER UNA MARCA EN EL BRAZO CON LA FORMA DE MIS DIENTES, Y CUANDO LA TOQUES, APARECERÉ PARA MORDÉRTE DE NUEVO.-amenazó delante de todo el comedor. La cara del pobre Cedric fue un auténtico poema. Entró con felicidad al gran comedor. Vio a Anne y sonrió más aún, pero su cara a medida que la escuchaba fue de sorpresa, ignorancia, miedo y por último auténtico terror.

- ¿De... de que me hablas... cielo?-preguntó tragando saliva, poniendo las manos delante suyo esperando recibir un manotazo de la rubia.

- ¿ENCIMA LO NIEGAS? TÚ NO TIENES DIGNIDAD, NO TIENES ESCRÚPULOS, NO TIENES VERGUENZA.-gritaba mientras empezó a pegarle.-HABLO DE QUE ERES UN SERVIDOR DEL SEÑOR OSCURO SEA QUIEN FUESE EL QUE EST?? AHORA. TRAIDOR DE SANGRE...

- ¡Espera!-agarré el brazo de Anne antes de que le pegara un puñetazo en la cara.

- NO TE METAS JARA PORQUE TE MATO CON ÉL...- seguía amenazando Anne. La agarré del brazo junto al pobre Cedric y los saqué del comedor.

- Anne, intentaba explicártelo. Ha habido un error. Han usado a Cedric para confundirnos, pero usando la poción multijugos. Él no es de los malos.-dije con cierto pesar. Anne abrió la boca, y se quedó así durante un par de minutos. Luego se giró a Cedric con ojos suplicantes.

- Cariño yo... no fue mi intención. Creí que...

- Olvídame Anne. Has dudado de mí y eso no te lo perdonaré.-se alejó dolido mientras la rubia corría tras él desolada, y me mandaba una mirada de odio profundo.

Suspiré algo más tranquila, y corrí a ver a Nymeria para contárselo todo.

- Anne lo ha gritado a los cuatro vientos delante de todo el colegio.-dije con pesar.

- Sea quien sea el culpable, ya no volverá a usar a Cedric. Hay que andar con pies de plomo, porque ahora mismo, el enemigo puede ser cualquiera...






Continuará...
[center]Imagen[/center]


[center][hide=Ups]Imagen[/hide][/center]

[center][hide=Hey boy]Imagen[/hide][/center]
JBlack
Gryffindor
Gryffindor
Mensajes: 2874
Registrado: 12 Abr 2009 02:37

Mensajepor JBlack » 29 Nov 2010 04:02

Sé que he tardado milenios, pero ahí está y mañana pondré la continuación. Cualquier cosa que esté mal escrita ha sido por escribir rápido, así que plis, háganmelo saber. Espero que les guste :kissar4:
[center]Imagen[/center]





[center][hide=Ups]Imagen[/hide][/center]



[center][hide=Hey boy]Imagen[/hide][/center]

Volver a “Espanol”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados